Publicidad

La plaza, el parque, la gente: “La ciudad, el mejor invento humano”

25 febrero 2011

Para mí era “lo más” ese momento de cada mañana de domingo en Madrid, cuando mis padres me llevaban a la plaza de la calle de Alcalá a cambiar cromos.

Y es que, dentro de tu entorno, era el espacio en el que formabas parte de un mundo más grande: de tu ciudad. Allí hacía nuevos amigos, buscábamos un pequeño hueco a la sombra y empezaba la emoción. Cada uno tenía su identidad, y todos teníamos nuestro sitio.

Recuerdo perfectamente el sonido de personas alrededor y en la distancia, venía desde todas partes. El sol agradable y la hojas de los árboles moviéndose. La luz, el olor. Entonces, mi madre siempre me decía que las plazas son los salones de las ciudades, y que son necesarias para la salud, para la sociedad y para la vida.

Años más tarde descubrí por casa un pequeño libro azul que aún tengo : “Geografía Humana y Ciencias Sociales”, del catedrático de Geografía Humana Horacio Capel. Planteaba cuestiones acerca de la interacción entre el marco físico y la manera en que las personas actúan. La frase de Capel que califica a la ciudad como "El mejor invento humano" es un punto de partida para muchas reflexiones. Cada vez me interesó más la ciudad en el territorio, la arquitectura y, muy especialmente, su relación con la sociedad. Entre otros descubrimientos, fue un gran hallazgo conocer, el año pasado, la existencia del OSE Territorio y de la Fundación Arquitectura y Sociedad en relación con esta necesidad evidente de un diseño de espacios públicos de calidad y de una gestión del suelo socialmente responsable.

Hoy es una gran satisfacción poder colaborar con el proyecto Valdebebas. En el momento en que pude entrar a conocer en detalle el Plan Parcial, fue fundamental encontrar que nos habla, como medida imprescindible, de la prioridad a criterios de proximidad peatonal y de la recuperación funcional de las calles y los espacios libres como soporte relacional urbano. Es la recuperación de la escala humana en el entorno, de los espacios para el ciudadano en sociedad, de los necesarios espacios públicos tan importantes para la calidad de vida, de la sensatez.

Es la vuelta al sentido común, por suerte. En este punto tengo que decir que la lógica, sensatez y rotundidad de ideas en las reflexiones que pude escuchar a mis padres cuando era pequeña eran incluso pioneras: recuerdo a mi padre reivindicando ese sentido común y la búsqueda de la eficiencia cada vez que se paraba en la boca de Metro preguntando cómo podía ser que nadie hubiera instalado ya captadores de energía o algo parecido debajo de las escaleras que había que subir a pie, “...¡con la cantidad de energía que se tiene que perder en cada pisada que hacemos los cientos y cientos de usuarios al subir los 101 escalones!” (que los tenía contados). Pues bien. Hoy, empezamos a ver recolectores y suelos que convierten nuestros pasos en energía o bicicletas que cargan nuestro móvil al pedalear.

 

Compártelo en:
Acerca de Valdebebas

Acerca de Valdebebas

Valdebebas es el último gran proyecto urbanístico del norte de la ciudad de Madrid. Más de 9.000 personas ya viven en el barrio, a las que constantemente se siguen uniendo nuevos vecinos. La singularidad de este nuevo barrio, que alberga actualmente alrededor de 7.500 viviendas, de las cuales más de 4.300 han acabado obras, reside en la combinación de usos (residencial, oficinas, comercio, hoteles, centros de ocio y equipamientos públicos) y la recuperación del uso mixto, junto con eficaces comunicaciones y una gran conectividad a las redes de transporte público. Los valores del proyecto se centran en la recuperación del espacio público de calidad, la accesibilidad para personas con discapacidades, la protección del patrimonio natural y el énfasis en distintos aspectos de sostenibilidad. Forma parte del barrio el Parque de Felipe VI, verdadero nuevo pulmón verde de Madrid, con una extensión mayor que Central Park de Nueva York y que recrea los más destacados ecosistemas forestales autóctonos. En Valdebebas se ha creado un modelo de ciudad compacta en la que es viable la presencia de todos los equipamientos públicos, y que se puede recorrer a pie o usando sus 27 kilómetros de carril-bici urbano.

3 respuestas a La plaza, el parque, la gente: “La ciudad, el mejor invento humano”

Inmaculada dice:

25 febrero 2011
Yo también tengo un recuerdo muy marcado de mi infancia en la plaza de mi pueblo. Para nosotros los niños, era el mejor momento del día y estábamos deseando salir del colegio para merendar mientras jugábamos a pintar en el suelo, o íbamos a montar en bici por las calles.

Mercedes dice:

25 febrero 2011
Eliminemos la contaminación acústica. Hagamos nuestra ciudad habitable. Luchemmos contra el "cáncer acústico " de Madrid dónde ya no hay quien viva. No reproduzcamos los mismos modelos y errores, EVOLUCIONEMOS! Adios al pueblo, adiós alo rural!

Mercedes dice:

25 febrero 2011
Pues a mi me espanta el concepto de "plaza del pueblo", yo he nacido y crecido en Madrid, centro y como no he vivido nunca en un pueblo, no veo la necesidad imperiosa que surge en los nuevos municipios, de "recrear" un mercadillo medieval, una churrería, una fiesta ruidosa y popular, o el comadreo de marujas y ancianos al sol de la mañana o de la tarde. La ciudad evoluciona, y están bien los espacios públicos comunes, pero que no sirvan para escenificar cualquier celebración ruidosa, para colocar a la menor excusa unos altavoces y perturbar la paz y tranquilidad diarias y el descanso de los vecinos.
Deja tu comentario

*Campo obligatorio.